Se filmó manejando borracho, mató a dos jóvenes y dejó a otra en silla de ruedas: está libre

A cuatro meses del accidente en la provincia de Córdoba, la única sobreviviente pidió justicia y afirmó: “Es un asesino”.


El 17 de mayo Alan Amoedo, un joven que conducía borracho y drogado y se grababa además mientras lo hacía, provocó una tragedia en la provincia de Córdoba. Tres amigos fueron las víctimas de su imprudencia: Sol Viñolo y Agustín Burgos murieron en el acto y Fernanda Guardia, la única sobreviviente, quedó en silla de ruedas. Mientras tanto, el conductor sigue en libertad.

Las pericias confirmaron que al momento del choque Amoedo tenía 2,07 gramos de alcohol en sangre y después un estudio complementario detectó también restos de metabolitos de cocaína. Con estos resultados la Justicia imputó al joven por “homicidio por dolo eventual y lesiones graves agravadas”, pero solo estuvo algunas horas detenido.

“Las pericias ya están y confirman lo que venimos diciendo: este tipo es un asesino”, dijo en diálogo con El Doce Fernanda, la joven que de milagro se salvó de ser la tercera víctima fatal. “Él conscientemente decidió lo que hizo y ahora se tiene que hacer cargo de las consecuencias de sus actos”, agregó.

Fernanda pasó varios meses internada en un hospital después del accidente y actualmente continúa con un tratamiento ambulatorio, en silla de ruedas y con más intervenciones quirúrgicas por delante, además de las que ya atravesó. La libertad de Amoedo, para ella, es inexplicable. “Mató a dos personas y a mí me dejó en silla de ruedas. Este chabón tiene más libertad que yo hoy día”, cerró.

En este contexto, familiares y amigos de las víctimas convocaron a una marcha para exigir que el imputado vuelva a la cárcel este viernes, frente a la sede de Tribunales del Palacio de Justicia de Córdoba, sobre la calle Caseros.

El caso
Un joven conductor que atropelló y mató a dos personas e hirió a otra en la ciudad de Córdoba, y que antes del choque había subido fotos y videos en su cuenta de Facebook en las que se mostró con una botella de cerveza mientras manejaba, fue imputado por el delito de “homicidio culposo”.

Así lo decidió el fiscal a cargo de la causa, Tomás Casas, quien acusó formalmente a Alan Alejandro Amoedo, de 27 años, conductor de un Volskwagen Vento, como autor del delito de “homicidio culposo agravado por el uso de automotor con dos muertes y lesiones culposas agravadas”.

“Esto ha sido terrible, como familia estamos desconsolados, igual que la familia de Agustín (el hombre que murió)”, expresó Natalia, la mamá de la otra víctima fatal en diálogo con la prensa local.

La mujer confirmó que a su hija “se le había roto el auto” y que por eso había estacionado al costado de ruta: “Ella pidió ayuda a los familiares y estábamos todos trabajando, así que llamó a un amigo. Ahí fue que llegó Agustín y los dos estaban en la banquina”.

¿Qué opinas de esta nota?