Cancelaron la EUTANASIA de la mujer que la esperaba alegre y, ahora, está «triste y desesperanzada»

Martha Liria Sepúlveda fue notificada un día antes de tener que concretar su eutanasia, este domingo. El Instituto Colombiano del Dolor (Incodol), encargado del procedimiento, alegó que no cumple con los requisitos. 


La mujer de 51 años había recibido la autorización para la muerte asistida en agosto pasado y su deseo se iba a concretar ayer. Pero un día antes el Instituto Colombiano del Dolor (Incodol), encargado del procedimiento, señaló en un comunicado que decidió cancelar el procedimiento al «contar con un concepto actualizado del estado de salud y evolución de la paciente» con el que «se define que no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado».

Sepúlveda, quien padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA), era la primera colombiana que iba a recibir el procedimiento desde que la Corte Constitucional lo autorizara en julio para pacientes con enfermedades no terminales.

«Para nosotros no deja de ser desconcertante que estos actuares irregulares por parte de la IPS (Institución Prestadora de Salud) hayan tenido lugar justo después de la viralización de la noticia de la decisión de mi mamá», sostuvo Federico Redondo en una entrevista con Noticias Caracol.

Y añadió: «Tenemos muy claro que es un hecho que ya pasó y que hay que enfrentar. Y aunque suene contradictorio, estaremos dispuestos a dar la pelea por la dignidad de mi mamá hasta las últimas consecuencias, ya que su decisión no ha cambiado en nada por ese acontecimiento».

Hace poco más de una semana Martha había dado una entrevista en la que contó que «vivía sus últimos días de vida con mucha tranquilidad» y que, tras aprobarse la intervención, «había podido dormir mejor».

También afirmó que es «una mujer católica y creyente» y que «Dios no la quería ver sufrir más por su enfermedad».

Colombia fue el primer país de Latinoamérica en despenalizar la eutanasia, y uno de los pocos del mundo donde es legal, después de que la Corte Constitucional consagrara en 1997 la muerte digna como un derecho fundamental en caso de enfermedad terminal, cuando el paciente sufriera de mucho dolor, lo solicitara de forma voluntaria y lo realizara un médico. Pero dicho derecho está reglamentado recién desde el 2015.

En un fallo de dicho organismo de julio pasado se anuló ese requisito original de que la persona que solicite la eutanasia padezca una enfermedad terminal y se autorizó también para aquellos que sufran un «intenso sufrimiento físico o psíquico» por una enfermedad sin cura.

En Colombia se realizaron 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020, según el Ministerio de Salud.

Fuente: Telefe Noticias

¿Qué opinas de esta nota?