En Venezuela ofrecen «HIJOS SUPLENTES» para abuelitos que quedaron SOLOS por el ÉXODO

La emigración venezolana generó oportunidades de negocio. Algunos cuidan las casas que quedaron vacías o se encargan de alquilarlas a extranjeros.


Unas 6 millones de personas emigraron de Venezuela en los últimos años, con lo puesto y unos pocos dólares en el bolsillo. Algunos salieron en avión. Pero la mayoría en un largo camino por tierra que los desparramó a lo largo de toda América, desde los Estados Unidos a la Argentina.

Este desarraigo inédito en la historia venezolana trajo consecuencias dolorosas para los que se fueron y también para quienes siguen en el país: se calcula que entre 700 mil y 900 mil ancianos viven solos, muchos de ellos a causa de la emigración de sus hijos, según la ONG Convite. Para ellos, una empresa encontró una solución: “Mi hijo suplente”.

Los que tuvieron la suerte de irse con todo el grupo familiar dejaron atrás sus casas, ya sea por la esperanza de volver algún día o porque venderlas significaba virtualmente regalarlas a un precio casi irrisorio por la brutal caída del mercado inmobiliario. Hoy se estima que la mitad de los departamentos de edificios de barrios de clase media acomodada y alta de Caracas están vacíos. Y ese porcentaje crece en lugares como la isla Margarita, en el Caribe. A raíz de esta situación, surgieron varios emprendimientos como “Casa Viva”, para cuidar las viviendas desocupadas.

“Mi hijo suplente”, la empresa que asiste a los adultos mayores cuyos hijos emigraron de Venezuela

Bajo este panorama de crisis continua surgieron nuevos emprendimientos vinculados con la emigración.

María Gabriela Chalbaud creó a fines de 2019 una empresa que bautizó “Mi Hijo Suplente”. Sus clientes son venezolanos que salieron en los últimos tiempos del país y dejaron a sus padres, adultos mayores, solos en sus casas.

“Damos un servicio de atención a los adultos mayores cuyos hijos están fuera del país. Básicamente ofrecemos todo tipo de atención dentro y fuera del hogar. Hacemos todo lo que un hijo haría por sus padres si viviera en Venezuela”, contó Chalbaud a TN.

Migrantes venezolanos cruzan uno de los pasos fronterizos rumbo a Colombia (Foto: AFP)
Migrantes venezolanos cruzan uno de los pasos fronterizos rumbo a Colombia (Foto: AFP)

Cómo es y cuánto cuesta el servicio de “Mi hijo suplente” que asiste a los adultos mayores cuyos hijos emigraron de Venezuela

El servicio varía según la necesidad del cliente: desde el acompañamiento en el hogar, pactar citas y acompañarlos al médico o hacerles las compras del mercado.

“Todo depende de lo que los hijos quieran. Tenemos un equipo de cuidadores, psicopedagogas y enfermeras que puedan realizar un acompañamiento en las casas. Pero también puede ser una simple salida a tomar un café, realizar caminatas o hacer ejercicios. Es un servicio de compañía y que además resuelve asuntos logísticos”, dijo la empresaria.

Desde su creación la empresa ha atendido a más de 40 adultos mayores solos en Caracas.

“También conversamos con ellos. Tratamos de suplir al hijo. Hacerle la suplencia mientras él vuelve. Ser sus ojos aquí y cuidar su estado emocional. Por ello les enviamos informes periódicos a las familias”, indicó Chalbaud.

La emigración ha sido tan fuerte que la empresaria ya tiene planes de abrir sucursales en otras zonas del país. “Tenemos ya dos personas en Aragua (oeste de Caracas) y hay planes para abrir sedes en Margarita y Barquisimeto (centro-oeste del país)”, confió.

El servicio cuesta entre 14 a 16 dólares la hora. Sin embargo hay paquetes mensuales para abaratar costos.

TN

¿Qué opinas de esta nota?