POLÉMICA por una nadadora TRANS que le saca 40 segundos de ventaja a sus rivales

Lia decidió cambiar de sexo en 2019 y desde entonces su vida se transformó. Sin embargo, sus condiciones generaron polémica por supuestas «ventajas».


Lia Thomas, en 2019, decidió dar el paso que procesó durante toda su vida y se cambió el sexo. A partir de tratamientos, quien hasta entonces era Will, un estudiante que participaba del equipo de natación masculino de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, ahora logró ser quien pretendía ser desde hace un tiempo.

Sin embargo, y más allá de lo que suceda en su vida privada, esto ocasionó fuertes problemas y críticas en el ámbito deportivo que frecuenta, porque desde que se transformó en mujer no dejó de competir en su disciplina, sino que se inscribió en el equipo femenino y continuó con sus entrenamientos y campeonatos.

Cuando esto sucedió, comenzó a generarse polémica por la diferencia de tiempos que ostentaba Lia en comparación con sus rivales más cercanas. La nadadora, que cuando competía contra hombres lo hacía de manera pareja, ahora consigue una demasiada distancia con el resto y hay quienes ponen en duda la igualdad de condiciones de los participantes.

Lia Thomas y sus récords.Un video que se viralizó en las últimas horas durante una carrera expone lo que muchas nadadoras y muchos padres de ellas denuncian desde que esta nueva competidora comenzó a formar parte de las pruebas y acaparó los primeros puestos. En las imágenes, se ve a Thomas realmente jugando a otra cosa: no solo es primera, sino que la segunda llega 38 segundos después.

En apenas una semana, Lia rompió todos los récords femeninos de su universidad, lo que sirve de soporte para las quejas de quienes sienten que su situación es ventajosa sobre el resto de las que intentan conseguir buenos resultados pero se ven opacadas por ella.

QUEJAS Y DEBATE

Las competidoras y sus familias no son los únicos que piden por una revisión en la incorporación de Lia a los eventos femeninos, sino que cuentan con el apoyo de varios médicos que en distintos programas de televisión han argumentado por qué, para ellos, esto va en contra del espíritu deportivo que intenta pregonar la igualdad de condiciones para quienes participan del certamen.

Siempre se dedicó a nadar«No pueden cambiar el tamaño del cuerpo de alguien, no pueden cambiar su estatura, así que tiene ventajas al estar en el cuerpo de un hombre», explicó una doctora, que asegura que aunque haya bajado los niveles de testosterona a partir de su tratamiento, Lia seguirá teniendo ventaja sobre el resto.

Los padres y las nadadoras exigen a la NCSA (Next College Student Athlete, encargada de supervisar la competencia entre universitarios) que revea las condiciones para que quienes cambian de sexo pueden integrar el equipo femenino. Mediante una carta, pidieron que se cambie la norma que indica que solo debe haber un año de supresión de testosterona.

LA PALABRA DE LIA

Thomas, que hasta 2018 competía como Will en el equipo masculino, no le da demasiada entidad a los comentarios de quienes buscan que no participe en los campeonatos femeninos. Todo lo contrario: cuenta su historia con orgullo y se muestra feliz por el nivel alcanzado en su deporte.

«Estoy feliz con mis tiempos, mis entrenadores también, eso es lo que me preocupa», contestó en una entrevista por televisión. Además, aseguró: «Tenía el temor de que no pudiera nadar y me encanta competir, y me encanta ver lo rápido que puedo ir».

Fuente: Olé

¿Qué opinas de esta nota?