Escabrosos detalles del asesinato de una BEBA de 7 meses: Los padres están detenidos

Se revisó la prisión preventiva de Leonel Peralta y Solange Díaz, los progenitores de la beba de casi dos meses asesinada en El Algarrobal. El nerviosismo del padre en la Sala fue notorio.


Cerca de las 8.46 de este miércoles comenzó la audiencia que buscaba realizar un control jurisdiccional de la privación de la libertad de Leonel Peralta y Solange Díaz, padre y madre de Emma Pilar Cataleya Peralta Díaz, la beba de casi dos meses asesinada en Las Heras. Tras casi dos horas, la jueza pasó a un cuarto intermedio y confirmó que la decisión será comunicada por vía electrónica. Los detalles del caso son clave para comprender el accionar de ambos.

Díaz (21) y Peralta (22) están imputados por homicidio agravado por el vínculo y ambos permanecen en la Penitenciaría provincial. Desde allí, y de manera virtual, Solange Díaz se identificó y se la notó segura en la forma de contestar, aunque fue necesario explicarle algunos términos.

Sin embargo, al momento de preguntarles si tenían hijos, tanto Díaz como Peralta expresaron la misma frase: «Sí, una fallecida».

En términos generales, el Ministerio Público Fiscal y la defensa de Solange Díaz consideran que la madre podría esperar el proceso sin prisión preventiva, es decir, en libertad. En tanto, la defensa de Peralta pidió prisión domiciliaria bajo control por videollamadas (ya que no es posible colocarle tobillera electrónica y georreferenciarlo en la zona de El Algarrobal, Las Heras). Además, afirmó que el imputado corre peligro en la cárcel porque «recibe amenazas por penitenciarios y policías».

Tanto sus abogados defensores como el Ministerio Público Fiscal describen a Solange Díaz, la madre de la beba, con una personalidad sumisa. Es por este motivo que, durante el último tiempo, la joven tenía una convivencia alternada entre dos domicilios: la casa de su tío y primos, y la casa de Peralta. Pero la relación de ellos no era buena.

En 2021, Peralta fue condenado en un juicio abreviado por ejercer violencia de género contra Díaz. Todo ello sucedió en un momento complejo: un primer embarazo.

Durante los primeros meses de 2021, Solange Díaz afirmó estar embarazada de Leonel Peralta y, al momento de contarle la noticia, el joven no lo tomó bien. Según la declaración de la chica, Peralta la «agarró del cuello y empezó a pegarle trompadas en la panza». Está situación generó que en junio, Solange perdiera la gestación del bebé.

Pese a ello, las amenazas eran constantes y destacó que él la amenazaba de manera verbal y por teléfono. Incluso refirió que «la había amenazado con quebrarle la pierna». Sin embargo, un abuso sexual y el contagio de una enfermedad venérea generó distanciamiento entre la pareja.

Todas estas declaraciones no fueron del agrado de Peralta, quien presenció la audiencia en la Sala 5 del Polo Judicial Penal bajo custodia policial. Particularmente, en medio del relato de abuso, Peralta se sorprendió. Su rostro comenzó a tornarse de color rojo intenso y levantó el entrecejo, mostrando sorpresa por lo que escuchaba.

Pese a ello, algo quedó claro: la relación no era sana. Sin embargo, un nuevo embarazo abrió las puertas de la futura convivencia.

Durante los meses de gestación, Solange se mantuvo en su domicilio de Godoy Cruz, pero tras el nacimiento de Emma Peralta Díaz, la situación cambió: casi a los dos meses de nacida, tanto Solange como Emma se mudaron a la casa familiar de Leonel, en Las Heras.

¿Qué opinas de esta nota?