Superó el CÁNC3R y ayuda a otras mujeres a transitar la enfermedad: «Mi actitud me salvó”

Noe Oliva es “asesora de moda y sobreviviente”. Desde su atelier, refuerza la autoestima de quienes están pasando por la enfermedad. “Nunca pensé que me iba a morir”, dijo.


El perfil de Noe Oliva en las redes sociales indica que “acompaña a las mujeres que transitan o han vivido el tratamiento de quimioterapia y rayos”. No es médica ni psicóloga: ella tiene el conocimiento de la experiencia propia.

En el 2019 le detectaron un tumor en el cuello del útero y hoy, a pocos días de celebrar su cumpleaños número 47, vive otra realidad: no solo logró vencer la enfermedad sino que además potenció su profesión con el valor de la resiliencia y la empatía. Desde su atelier en Villa Urquiza, ayuda a reforzar la autoestima de las mujeres que están pasando lo que ella misma vivió.

“Me salvó lo emocional”

“Durante el proceso de quimio me maquillaba, me peinaba, yo quería verme y sentirme bien. Más allá de la medicina, a mí me salvó lo emocional porque uno siempre linkea cáncer con que se va a morir y no quería que pase eso”, le dijo la consultora de imagen a TN.

El papá de Oliva era médico y ella está segura de que “desde arriba” la ayudó. La manchita que tenía, y que luego se convirtió en tumor, no se detectó a través de los estudios de rutina habituales (papanicolao y ecografía), pero un sangrado inusual hizo que ella le insistiera a su médico en profundizar los análisis.

“No soy extremista, hipocondríaca ni tengo miedo, pero algo me decía que tenía que seguir investigando. Cuando me indicaron que tenía que hacer quimio y rayos, entendí que era importante lo que pasaba y a todos los cambios en el cuerpo los tomé como parte de un proceso que tenía que pasar”, le contó a TN.

Noe considera que “lo más importante es conocer las debilidades y fortalezas de cada una, y abrazarse frente al espejo”. “Tengo cicatrices por doquier que son parte de mi vida, de mi sanación. La perfección no es un cuerpo 90-60-90, la perfección es una misma”, aseguró.

“Nunca pensé que me iba a morir”

Oliva intentó no dejar de recibir a sus clientas en el atelier, incluso después de salir de alguna sesión de quimio: “No les conté de mi enfermedad y cuando se enteraron no podían creer que yo estaba atendiendo, pero para mí no había algo mejor porque quería sentirme activa”.

“No les digo que se lleven un vestido y listo, hacemos charlas para conocernos, saber qué detalles se quieren disimular y si alguna mujer tuvo o tiene cáncer, se produce una distensión muy grande al poder hablarlo. Nadie más que yo sabe por lo que está pasando esa persona”, dijo la productora de moda.

A quienes están atravesando el cáncer, Noe les aconseja: “Para acompañar el proceso de cambios en el cuerpo, es clave desde qué lado de la enfermedad te parás: si desde la victimización o desde pensar cómo resolver y avanzar”.

“Nunca pensé que me iba a morir porque tengo mucho por hacer. Trabajar con esta vivencia en el atelier es como una segunda oportunidad que me da el universo, Dios, para poder ayudar”, reflexionó.

¿Qué opinas de esta nota?