Un papá a su BEBÉ recién nacido tras la muerte de la mamá: «cuidenlo bien, por favor»

El pequeño fue hallado junto a una nota en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora.


Un aberrante caso tuvo lugar en Lomas de Zamora, Buenos Aires. Dos mujeres hallaron a un bebé recién nacido, dentro de una bolsa de tela y con una carta, que pedía para que lo cuiden. El pequeño nació el 8 de septiembre, según escribió en la carta su papá, que explicó que la mamá del niño murió en el parto.

El bebé se llama Jesús, «su mamá no aguantó el parto y murió. Su papá lo abandonó apenas él venía en camino», comienza la carta escrita a mano.

El relato de una de las mujeres que salvó al niño es más que conmovedor. Según indicó todo sucedió el sábado por la tarde cuando caminaba por la zona y allí escuchó el llanto de un bebé que provenía debajo de un auto.

«Yo iba a la feria, que todos los sábados se hace, y una señora se acerca al lugar y me dice: ‘Hay un bebé llorando’, pero tenía miedo de agarrarlo. Entonces me acerqué y lo levanté», explicó la mujer en TN.

Inmediatamente, y con el llanto desesperado del bebé, la vecina le indicó a la otra que era mamá de un nene de 1 año y medio y que podía alimentarlo. Mientras eso sucedía decidió ingresar a la casa de un amiga para esperar a la Policía y mientras tanto los feriantes le conseguían ropa.

«Por favor, cuídenlo bien, yo solo soy de la calle y no tengo nada para él. No quiero que él pase hambre, como yo, ni frío. Nació el 8 de septiembre a las 04:30 am. Cuídenlo bien, por favor», finaliza la emotiva carta encontrada junto a Jesús.

Cuando la Policía llegó al lugar también lo hizo una ambulancia que decidió trasladarlo al Hospital Gandulfo donde todavía continúa internado en neonatología. En el lugar los médicos informaron que los datos obtenidos en la carta eran falsos ya que Jesús tenía 10 días de vida y se le había caído el  cordón umbilical.

Por el momento ningún familiar del bebé se acercó hasta el Hospital o alguna jurisprudencia policial y ante ello la Justicia investiga el paradero de la persona que lo abandonó.  

«No caigo, no puedo llorar. En ese momento no lo pensé, lo agarré y lo único que se me vino a la cabeza fue darle la teta», manifestó la mujer que encontró a Jesús.

¿Qué opinas de esta nota?