El sanjuanino que decidió seguir su sueño y ahora se gana la vida creando mini autos

Leonardo Bustos es un sanjuanino que se gana la vida fabricando maquetas de autos de escala. Es el proveedor de grandes figuras del automovilismo. Este año logró entrar al mercado del Turismo Carretera.


Fotos: Leandro López para DIARIO MÓVIL

«Soy un nene grande», así se define Leonardo Bustos, un diseñador gráfico que actualmente su actividad principal es la fabricación de maquetas de autos de carrera de escala, las cuales están tan bien hechas que pueden apreciarse como si fueran reales, pero en tamaño chiquito.

Por su trabajo, Leonardo se convirtió en proveedor de grandes figuras del automovilismo sanjuanino, como Ariel y Fabricio Persia y Juan Cruz «Colo» Roca y de categorías nacionales.

«Este año logré entrar en Turismo Carretera nacional, lo cual es un boom porque en todo el país no existían maquetas, a nadie le interesaba. En este nicho vengo golpeando puertas de hace rato y recién este año se abrieron definitivamente y pude entrar como fabricante oficial», comentó Leonardo Bustos, a DIARIO MÓVIL.

Así, pilotos como Matías Rossi, Julián Santeri, Joni Benedetti confían en su trabajo y le piden sus maquetas personalizadas para ofrecer como regalos empresariales, por lo cual no se venden al público.

«Mi negocio no se apunta en vender al público, es mucha la demanda que tengo con los pilotos, a quienes les vendo en cantidad. Disfruto mi trabajo, lo busqué, me apasiona y gracias a esto viajo por todo el país», comentó.

Las maquetas se fabrican poliestireno alto impacto material, plástico Pvc y resina y el sistema de impresión es termoformado.

«Tengo que respetar la escala de vehículos con la originalidad y no puede faltar ningún sponsor», comentó el artesano.

Además, dijo que debe estar en el mínimo detalle, porque «por lo general siempre van cambiando los sponsor por carrera y hay algunos que van a hacerle modificaciones».

El proceso de fabricación está mecanizado, primero se comienza por el diseño y luego se transfiere al auto, para que coincidan los cortes necesarios al momento de separar los paños.

«Una vez que termino con la parte gráfica, sigo con la fabricación de las carrocerías, después coloco los muñecos, espejos, ruedas. Luego me dedico un día a ensamblar todo», comentó.

Una vez terminado, primero se le muestra al cliente por si hay que hacer modificaciones antes de continuar con la serie.

 

¿Qué opinas de esta nota?