BRUTAL ataque de un PUMA a un niño de 8 años: «está vivo de M1LAGRO»

El pequeño fue mordido en la cabeza por el felino y lo dejó en grave estado. Los médicos dijeron que “no le alcanzó la arteria principal del cuelo por milímetros”.


En la ciudad de Alberta, Canadá, un nene de 8 años sufrió el feroz ataque de un puma que le mordió la cabeza y lo dejó al borde de la muerte. Los médicos aseguraron que estuvo a “milímetros” de que las mordeduras lastimen la arteria principal del cuello. Hoy el niño se recupera “milagrosamente” y sus padres compartieron las fotos tras el dramático momento para advertir a los habitantes de la zona.

La violenta situación ocurrió a fines de julio cuando el pequeño se encontraba en un campamento junto a sus amigos. De acuerdo al testimonio de los testigos, el animal saltó directamente hacia el menor y mordió toda la cabeza del niño.

El pequeño Cason Feuser fue rescatado por Alishea Morrison, una amiga de la familia. La mujer de 40 años agarró una piedra grande y la arrojó sobre el puma. La rápida acción generó que suelte al niño y escape.

Chay y Corey Feuser, de 37 años, los padres de Cason, no estaban en el lugar, sino que se encontraban en las cercanías de Dawson Creek. Cuando fueron avisados del violento episodio, tomaron rápidamente un vuelo a Alberta para estar con su hijo.

La familia de Cason difundió las fotos para concientizar a la gente sobre el peligro en las zonas deshabitadas. (Foto: The Sun)

El nene debió ser trasladado en avión al hospital y le realizaron una cirugía de emergencia donde lograron salvarle la vida. Sufrió una fractura de mandíbula y graves heridas en la cabeza, cara y cuello.

Sus padres aseguran que se recuperó por completo “milagrosamente”. En los últimos días, la madre compartió las fotos de cómo había quedado su hijo tras el ataque para advertir a otros campistas.

El momento del ataque del puma

Alishea, la mujer que lo auxilió, dio detalles sobre el desesperante momento: “Estaba sentada por la mañana viendo a los niños jugar en el río tratando de recolectar ranas cuando mi hijo Morgan, un amigo de Cason, se dio la vuelta para preguntarle cómo estaba y ahí comenzó a gritar”, explicó.

En ese momento la hermana del nene, Addisyn, miró hacia atrás y gritó “¡puma!”. “Fue entonces cuando salté y di la vuelta detrás de Cason y el puma y vi al pequeño dentro de las fauces del animal”, señaló.

La mujer lo tironeó hacia el campamento mientras los demás nenes corrían hacia el tráiler. “Miré al puma y reaccioné como lo haría cualquier madre, agarré una piedra y golpeé al puma en la cabeza; salió disparado hacia la casa rodante y luego mi perro Jersey lo ahuyentó de los niños”, detalló.

Hoy, a tres meses del ataque, Cason se recupera favorablemente. (Foto: The Sun)

A partir de allí comenzó una carrera para que el menor sea atendido cuánto antes. La mujer llamó a la ambulancia que tardó 26 minutos en llegar: “Todo el tiempo tuve mucho miedo de que Cason se fuera a morir por sus heridas, ya que eran bastante importantes”, precisó.

Los padres del nene agradecieron la intervención de Alishea y explicaron porqué su rápida reacción le salvó la vida: “Vio al puma sacudir a Cason para tratar de romperle el cuello, así que estaba segura de que si hubiera tardado un segundo más, el puma se habría ido al bosque con él. Luego recogió a Cason y comenzó a correr de regreso al tráiler. Entró en modo de supervivencia para detener el sangrado y llamar al 911″.

La recuperación “milagrosa” de Cason

El nene fue trasladado hasta el Stollery Children’s Hospital, en Edmonton, Alberta. Allí lo sometieron una operación de tres horas para cerrar las heridas en la cabeza y el cuello.

Los médicos le dijeron a los padres que fue un “milagro” que Cason sobreviviera al ataque ya que la mordedura del puma no le alcanzó las vías respiratorias ni la arteria principal del cuello por milímetros.

Luego de tres meses del angustiante momento, el nene continúa recuperándose bien del ataque con la ayuda de masajes y tratamientos, aunque aún permanece con secuelas.

Cason aún tiene secuelas pero continúa con sus tratamientos y está fuera de peligro. (Foto: The Sun)

Su familia ahora busca concientizar sobre los peligros en las zonas donde predominan estos animales: “Todo el mundo es consciente de los pumas, pero en áreas concurridas como esa, donde no hay muchos árboles grandes, Alishea pensó que estaba a salvo, pero si hubiera estado más lejos, habría sido una historia diferente. Tenía un arma en el tráiler pero no había tiempo”, explicaron.

“Cualquiera que acampe en la naturaleza debe estar muy atento y mantenerse cerca de esos niños”, concluyeron.

Fuente: TN.

¿Qué opinas de esta nota?