Sanjuaninos con baja visión se trajeron el BRONCE en goalball de Mendoza

El torneo organizado por la Federación Argentina de Deportes para Ciegos disputó su primera fecha el pasado fin de semana y San Juan se trajo medalla.


El pasado fin de semana, la delegación sanjuanina de goalball perteneciente al programa Deporte Adaptado, dependiente de la Dirección de Políticas Educativas e Inclusivas de la Secretaría de Estado de Deportes, viajó a la provincia de Mendoza a disputar la primera fecha de la Zona Centro.

El torneo se disputó en la localidad de Godoy Cruz con la participación de cinco equipos: uno de Córdoba, dos de la provincia anfitriona, otro de San Luis y el restante de la provincia de San Juan.

La competencia, organizada por la Federación Argentina de Deportes para Ciegos, dio inicio el sábado, donde el equipo sanjuanino jugó un total de cuatro partidos de los cuales ganó dos y perdió los dos restantes.

Gracias a las dos victorias que consiguió, el día domingo puedo disputar las semifinales, donde cayeron aunque lograron quedarse con la medalla de bronce. Por haber conseguido este tercer lugar en la primera fecha, el equipo sanjuanino se aseguró un lugar en el nacional.

La delegación de San Juan estuvo compuesta por los deportistas Milagros Domínguez, Maximiliano Díaz, Víctor Gutiérrez, Mauro Olmedo y Marcos Naveda; el cuerpo técnico estuvo integrado por Federico Guzmán y Agostina Varela.

QUÉ ES EL GOALBALL

El goalball enfrenta a dos conjuntos de tres jugadores en una cancha interior marcada con líneas táctiles. En cada extremo hay una portería de 9 metros de largo por 1,3 de alto, en la que los miembros del equipo contrario deben meter el balón tras lanzarlo rodando por la pista. Todos los deportistas deben tirar y también todos deben defender sus porterías con el cuerpo.

Para permitir que practiquen este deporte personas con diferentes grados de discapacidad visual, los jugadores deben llevar un antifaz que les cubra por completo los ojos. Además, el pabellón debe permanecer en silencio durante todo el partido, para permitir que ambos equipos puedan escuchar el balón sonoro. Sólo se permite gritar y aplaudir cuando se marca un gol.

La primera vez que se disputó un partido de goalball en unos Juegos Paralímpicos fue en Toronto 1976, aunque sólo a modo de exhibición. Su inclusión definitiva se produjo en Arnheim 1980, para la categoría masculina, y en Nueva York y Stoke Mandeville 1984 para la femenina.

Fuente: Si San Juan

¿Qué opinas de esta nota?