«Nosotros vivimos enjaulados, no los delincuentes»

Así lo expresó Gustavo Arias, suegro de Pablo Aguilar que el sábado recibió 12 puñaladas en un intento de robo dentro de su propia vivienda.


Pablo Aguilar junto a su esposa Paula Arias.
Pablo Aguilar junto a su esposa Paula Arias.

Milagrosamente se recupera el exrugbier Pablo Aguilar, que fue apuñalado 12 veces por un delincuente que el domingo en la madrugada ingresó junto a otro malviviente a la casa de Sarmiento 557, en Capital, con intención de robar.

Después de recibir los primeros auxilios en la terapia intensiva de una clínica privada, Aguilar pasó ayer a una sala común y hasta publicó un mensaje de agradecimiento vía Facebook para su esposa, Paula Arias, y los médicos que le salvaron la vida.

De todos modos, el suegro del exdeportista, Gustavo Arias, dijo que siguen preocupados por la falta de seguridad en la zona, a pesar de estar a pocos metros de la Central de Policía.

«El Jefe de Policía nos prometió que van a reforzar la vigilancia y los vecinos también nos pusimos de acuerdo para instrumentar los medios necesarios para estar en contacto ante cualquier sospecha», dijo el hombre.

Además, contó que en la casa que comparte su hija con Pablo «tuvimos que reforzar las rejas dos veces en 20 días». «Estamos viviendo enjaulados nosotros, no los delincuentes. En este caso hemos estado muy preocupados por la salud de Pablo, ha sido un milagro que no falleciera. Le dieron 12 puñaladas que le tocaron un riñón, un pulmón, el hígado y el diafragma; a cualquier ser humano eso lo mata. Realmente ahora tenemos la tranquilidad de que Pablo está bien y saliendo adelante», expresó Arias.

¿Qué opinas de esta nota?