Le robaron el celular y terminó denunciado

Un caso policial frecuente pero que muestra los baches que existen en nuestros sistemas de seguridad, vuelve a repetirse. David Castro, Secretario Gremial del Sindicato Empleados de Comercio, sufrió un robo por parte de un menor. Luego de denunciarlo con la Policía, encontrarlo, y liberarlo, la familia del menor habría amenazado a Castro. ¿Cómo  sucedió?


SecEmpleadosDeComercio

“El jueves pasado en la oficina donde trabajo, se acercó un joven y mientras respondía su consulta me sustrajo el teléfono. Cuando me di cuenta, en cuestión de segundos, traté de seguirlo pero se fue muy rápido, bajó el primer piso y salió a la calle”.

Según Castro, varias personas vieron al chico y la policía lo paró en la peatonal por otra situación. En ese momento llegó Castro y avisó a la Policía del robo. La Policía revisó al chico pero no tenía el celular, de todos modos el Secretario del SEC realizó una denuncia en su contra.

“El joven tiene 17 años. No tenía antecedentes, no tenía aparatos. A las 17 horas queda en libertad. ¿Pero dónde está lo llamativo?” Al día siguiente, me visitan los familiares por el trabajo”, expresó, y agregó que “me dijeron que el chico pasó mucha vergüenza y era una persona de bien. Sabían mi nombre, mi dirección, eso es lo que resulta extraño”.

“Me dijeron que me denunciarían, que me cuidara. Que todos los datos los tenían. Es extraño que les hayan dado esa información”, dijo Castro.

Es decir, en principio, parecería que quien empezó siendo víctima de robo terminaría siendo culpable y acosado por una familia. Sin embargo, estas situaciones siempre dejan entrever otra realidad: la realidad social de nuestra Provincia y nuestro país.

¿Qué opinas de esta nota?