Mosca de los frutos: la importancia de cosechar los cítricos

El PROCEM se encarga de controlar la plaga. En los últimos redujo a cero la presencia del insecto en el Valle de Calingasta y el 75% en Zonda y Ullum. Pero en el Gran San Juan quedan 33.000 cítricos en planta que deben ser cosechados para controlar la plaga.


mosca

La Mosca del Mediterráneo, o de los Frutos como habitualmente se la conoce, es un insecto que se desarrolla y vive especialmente en los cítricos. Estas plantas le permiten pasar el frío del invierno en la etapa de larva y convertirse en mosca con la llegada de la primavera.

Por eso es importante que todos los cítricos que quedan en las plantas sean cosechados y así evitar que la plaga se propague en la provincia, pudiendo atacar frutales de todo tipo y generando pérdidas en la producción.

Gustavo Taret, coordinador del Programa de Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos, contó que la estrategia en los últimos años fue atacar los valles sanjuaninos desde el oeste cordillerano hacia el centro de la provincia, es decir comenzando por los lugares con menos presencia de mosca hacia los que más tienen.

«Calingasta ha logrado un estatus diferencial y se trabaja para continuar con ello. Tiene  presencia cero de mosca. Con esta estrategia modular hemos logrado concentrar recursos y esfuerzos en cada valle. Por eso después trabajamos el Valle de Zonda y el Valle de Ullum con una reducción del 75% de la plaga, y el año pasado empezamos a trabajar en Albardón y Pocito obteniendo muy buenos resultados», contó el funcionario.

Igualmente, es importante destacar que muchas personas mantienen cítricos en los fondos de sus viviendas para consumo personal o por decoración. En este sentido, desde el PROCEM informaron que hay 33.000 cítricos aún en planta en el Gran San Juan que deben ser cosechados.

De no hacerlo, la mosca después de desarrollada empieza a atacar otros frutales tales como el damasco, durazno, nísperos, ciruelos, uva en fresco, etcétera, generando pérdidas en la producción.

«Los mercados que tienen los productores comerciales no tienen grandes restricciones como el caso de Brasil o algunos países de Europa, pero en rigor cuando el mercado empiece a tambalear, al productor le quedan menos opciones para exportar. Por eso es importante darle al productor la posibilidad de abrir nuevos mercados para exportar como puede ser Estados Unidos, Asia e incluso Chile, y para eso se debe tener estricto control de esta plaga», aseguró Taret.

¿Qué opinas de esta nota?