Un médico combate el cáncer infantil disfrazado de El Chavo

Vestido como el Capitán América, el Chavo del Ocho o un corsario de Piratas del Caribe, Sergio Gallegos Castorena lleva un poco de alegría a los niños con esta enfermedad.medico chavo cancer

El doctor Sergio Gallegos Castorena tuvo cáncer cuando tenía 17 años. En su Guadalajara natal la respuesta que halló fue muy negativa, por lo que sus padres lo llevaron a Estados Unidos, donde logró curarse tras una operación y ocho meses de tratamiento. Entonces se prometió a sí mismo estudiar medicina y especializarse en oncología infantil para que otros niños tuvieran la oportunidad de curarse en México.

Pero hubo otro factor importante en su curación: «Cuando yo estaba hospitalizado me iban a visitar voluntarios vestidos de payasos y a mí se me olvidaba que me sentía mal», le contó al portal Verne. Entonces, ya siendo estudiante de medicina comenzó a practicar esta actividad cada Día del Niño con gran éxito.

Desde 2007, cuando comenzó a trabajar en el Hospital Civil de Guadalajara como jefe del área de leucemia, el doctor Gallegos Castorena empezó a disfrazarse regularmente y pasa casi el 80% del tiempo disfrazado. Papá Noel, los Reyes magos, el Chapulín colorado, Batman, el Hombre Araña, y hasta futbolistas, brujos y chefs, son algunos de los personajes que el doctor ha representado.

Los disfraces además no vienen solos. A cada uno lo acompaña con un mensaje para transmitirle a los chicos: cuando interpreta al Enmascarado de Plata el mensaje es que «somos luchadores y todos estamos luchando para que salgan adelante», y cuando compone al Chavo del Ocho les transmite que aunque vengan a tratamiento tienen que seguir jugando, pues son niños.

A raíz de su inspiración muchos niños también concurren disfrazados a la consulta y para ocasiones especiales, como el alta, le piden al doctor que se disfrace de un personaje que les gusta y él accede.

Para el doctor Héctor Pérez Gómez, director general del Hospital Civil de Guadalajara, Gallegos Castorena es más que un buen oncólogo: «Ha creado una red de apoyo para los niños que necesitan que los profesionales de la salud los veamos como seres humanos y sus mecanismos para generar apego a los tratamientos para este tipo de enfermedad han sido muy efectivos», aseguró al portal Verne.

Según datos del hospital proporcionados por su director, se ha atendido a 7300 niños con una tasa de curación del 78%. «En el caso específico de leucemia estamos alcanzado prácticamente el 80% de curación de niños con esta enfermedad. El trabajo de Gallegos ha sido fundamental para alcanzar estos porcentajes», comentó Pérez Gómez.

Otros médicos y enfermeros se sumaron a la dinámica creada por el doctor Gallegos Castorena, disfrazándose o usando máscaras, y hasta en el área administrativa se ven calendarios con frases alusivas: «7 de junio: la alegría de corazón constituye buen remedio, pero un espíritu abatido puede ser causa de enfermedad».

¿Qué opinas de esta nota?