La conmovedora historia de la sanjuanina que encontró a su perro después de 5 años

Lo reconoció en una foto que alguien posteó en Instagram.


“Lo reconocí en una foto: por sus ojos, por su mirada”. Candelaria Martin (23), de San Juan, no esperaba volver a ver a Tobías, el labrador que había perdido hacía cinco años. Sin embargo, el jueves pasado se reencontró con él, luego de que una mujer compartiera en Instagram que había dado con un perro de las mismas características. “Lo que me pasó es un milagro. Recuperé a mi compañero”, dice la joven. El perro estaba a 40 cuadras de su casa.

“El Tobi” llegó para los 15 años de Candelaria. “Lo elegimos con mis hermanos entre otros cachorros y compartí con él sus dos primeros años de vida”, recuerda. Era juguetón y había aprendido a saltar y abrir con dos de sus patas la puerta-reja del frente de la casa familiar. “Así fue que un día lo perdimos. Mi mamá estaba limpiando la vereda con el portón abierto. El perro pasó la puerta-reja y no lo vimos más”, sigue Candelaria.

Candelaria Martin encontro a su perro tras 5 años de busqueda en San Juan.

Candelaria Martin encontro a su perro tras 5 años de busqueda en San Juan.

Cuenta que lo buscaron. Que alguien dijo haberlo visto en un club cercano pero que, cuando llegaron, ya no estaba. “También nos hablaron de que había un labrador en una cancha, acá en el barrio. Pero no. Seguimos varias pistas. Compartimos sus fotos en Facebook y avisamos entre los vecinos pero no apareció y un día nos resignamos”, dice la joven, que es estudiante de Turismo, fanática de los perros y proteccionista de animales.

“Quise creer que lo había adoptado alguna familia y que estaba bien. Me quedé con esa idea y perdí las esperanzas hasta el jueves pasado cuando lo vi y me tembló todo”, sigue.

Fue en una historia de Instagram subida por Perritos San Juan, un grupo en el que comparten mascotas perdidas. ”Cuando ves a tu perro, te das cuenta de que es él por más que pase el tiempo”, explica Candelaria que, ante la sospecha, pasó al chat de WhatsApp de su familia la foto del posible Tobías. Recibió un no y dos sí: “Mi mamá dudaba pero mi papá y uno de mis hermanos estaban conmigo, creían que era él”.

Entonces, se animó a escribirle a la mujer que lo había encontrado. Empezó el mensaje con “seguro te va a parecer una locura lo que te digo pero…”. Luego de charlar un rato y mandar una foto de su perro de cachorro, Candelaria confirmó parte de su sospecha. Su interlocutora le dijo que era realmente parecido al cachorro de la foto aunque más grande y que respondía al nombre Tobi. “Cuando me dijo eso casi me muero. Estuve a punto de llorar. Pero me dije, esperá, no te ilusiones. Puede que no sea”, relata. Ese mismo día, decidió ir por ese perro.

Arregló para juntarse con la mujer a la que, después supo, el labrador había seguido por la calle hasta su casa. “Ese momento, el del reencuentro, no me lo olvido más. La mujer abrió su portón y el perro vino directo hacia mí. Me olfateó, después me dio varios lengüetazos, empezó a lloriquear y se tiró de panza para que le hiciera mimos. Ahí se me fueron las dudas: era ´El Tobi´. Después hizo lo mismo con mi mamá y se vino con nosotras en la camioneta. Sentí que quería volver a su casa”, agrega.

Candelaria cree que no pasó los cinco años en la calle: “Se nota que alguien lo cuidó todos este tiempo porque apenas tiene algunas lastimaduras y está un poco flaco. Imagino que volvió a escaparse hace poco. Si esa familia que lo acompañó lee ésto, me gustaría que sepa que estoy muy agradecida. También con la mujer que lo tuvo estos días y compartió su foto”.

La joven sanjuanina, que compartió por Twitter su alegría y recibió casi 100 mil «me gusta», dice que ahora planea entrenarlo para que “se acostumbre al barrio y aprenda a volver a la casa”. Además, le pondrán una chapita con sus datos para que no ocurre de nuevo lo mismo. “A los que perdieron una mascota les deseo que tengan la suerte que tuve yo y puedan reencontrarse. Estoy muy feliz”, cierra, emocionada.

Fuente: Clarín.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir