«No pienso volver a la Argentina»: Roberto Giordano, tras partir del país

Ahora, vive en Montevideo, Uruguay y da clases de peluquería por Zoom. 


Roberto Giordano se fue del país y desde hace tiempo nadie sabe nada de él. Ahora, vive en Montevideo, Uruguay desde hace 2 años y se expresó tajante, respecto a un posible regreso a la Argentina: «no pienso volver», aseguró.

Colegas de La Nación lo contactaron para conmemorar el día del Peluquero, teniendo en cuenta que Giordano da clases a través de Zoom.

En esa charla, detalló que vive con su hijo Luciano y sus nietas Pía y Lara. Su mujer, por su parte, «va y viene porque ella pinta, eso le encanta y tiene compañeras de pintura. Yo soy residente uruguayo hace 20 años».

Roberto Giordano en Uruguay con su mujer, Mirta, y su hijo, Luciano
Roberto Giordano en Uruguay con su mujer, Mirta, y su hijo, Luciano

El estilista que en los años ´90 construyó un imperio con sus peluquerías y los desfiles de moda, clásicos de cada veranos en Punta del Este y Pinamar, con invitados internacionales como Sofía Loren, Robert De Niro, Alain Delon y Jean Claude Van Damme, donde patentó su inolvidable latiguillo: “¡Que noche Tete!”, hizo un giro de 180 grados a su vida. “Doy clases de peluquería por zoom y ayudo en comedores comunitarios que acá son muy organizados. Yo voy y les enseño peluquería. Estoy ayudando a muchísima gente”, asegura.

-¿Es feliz allá?

-Estoy muy contento, muy feliz.

-¿Cómo es vivir en Uruguay?

-Acá tienen una mentalidad muy distinta. Es un país chico que tiene todo, que tiene llegada (sic) jurídica… Cuando manejo tengo cuidado con las motos, porque a las cinco de la tarde salen todos de trabajar, y miro más lo que están haciendo las motos que lo que hago yo. Acá se cuida a todo el mundo, porque acá el que rompe paga.

Un clásico: el desfile de Roberto Giordano en Punta del Este (aquí, en la temporada 2006)
Un clásico: el desfile de Roberto Giordano en Punta del Este (aquí, en la temporada 2006)Archivo

“No extraño para nada Argentina y no pienso volver”

-Habiendo sido una figura tan reconocida en la Argentina ¿le pesa vivir en otro país?

-No, no extraño para nada. Extraño a mis afectos, a mis hijos que están dos allá. Pero no extraño para nada, porque todo el glamour yo lo tengo adentro. Lo vivo permanentemente. Mis grandes desfiles, mis grandes movimientos, cuando camino [por Uruguay] el agradecimiento es total.

-¿Lo reconocen en la calle?

-Sí, un reconocimiento total. Además, me hicieron una placa de recordatorio por todo lo que yo hice por el Uruguay. Es un país maravilloso porque voy caminando y todo el mundo me dice “¿Cómo le va Giordano?”, “sus grandes desfiles”, “¿cuándo vuelve?”…

-¿Y piensa volver a la Argentina?

-No, no pienso volver. Mi vida va a ser acá. Si vuelvo, voy de visita a ver a Boca que es mi pasión cuando haya [partidos con] público porque tengo un palco en la Bombonera, abajo del palco de Maradona, con unos amigos de toda la vida. Entonces, para mi Boca querido sí, pero nada más.

Roberto Giordano con sus nietas Renata e Isabella y su hijo Leonardo
Roberto Giordano con sus nietas Renata e Isabella y su hijo Leonardo

“Maradona era muy gracioso”

-Ahora que nombra a Diego Maradona ¿Cómo vivió su partida?

-Muy mal, porque yo con él tenía una amistad muy grande. Él venía a todos mis desfiles, me decía: “Papito ¿Cómo estás?”.

– ¿En el último tiempo llegó a hablar con él?

-Lo llamé varias veces, me pasaban el teléfono, pero lo notaba muy mal. Las últimas veces le dije: “Veníte a Uruguay”, y él me decía: “Pero papito, ¿cuántas modelos tenés para mí?”. Era muy gracioso. Muy humano, recuerdo tantas cosas lindas con él, en mis desfiles, en Italia con su Ferrari y lo generoso que era. Sentí mucho su muerte.

-Tiene buenos recuerdos…

-Sentí mucho dolor y lloré cuando él estaba en Estados Unidos, en Boston y no pudo jugar en el mundial, después lloré en Italia 90 cuando volvíamos muy tristes con Claudia y decían “muerto Maradona” porque había ganado Alemania. Y en el mundial del ´86 di la vuelta olímpica con él. Fue maravilloso. Todo eso no me lo olvido más.

Roberto Giordano con sus nietas en Uruguay
Roberto Giordano con sus nietas en Uruguay

“Fabiola es una dama de compañía”

Giordano asegura que durante su época dorada peinó a “muchísimas” primeras damas, como Zulema Yoma.

-¿Qué piensa del estilo de Fabiola Yañez?

-Me parece el de una persona que no tiene personalidad. Una persona despersonalizada, que acompaña. Es una dama de compañía, que le falta lo que tiene la mujer de [Mauricio] Macri, que tiene mundo.

-¿Juliana Awada le gusta?

-Exactamente. Ella tiene mundo, tiene idiomas, es una persona inteligente. Lo mismo que Mauricio [Macri], él fue un presidente de lujo para la República Argentina. No lo ayudó tener minoría… si él hubiese hecho la reforma laboral, pero no pudo porque saltó el hijo de Moyano, ellos quieren fábricas de pobres.

-¿Piensa votar en las próximas elecciones legislativas?

-Para la segunda sí, voy a ir porque quiero que la Argentina tenga lo que todos queremos: conectarnos con el mundo.

El estilista que peinó las cabelleras de grandes celebridades del país como Valeria Mazza, Mirtha Legrand, Nicole Neumann y Carolina Ardohain, entre otras, ve como su heredero natural a Fabio Cuggini y explica: “Es un hombre verborrágicopero con un empuje que quiere jerarquizar la profesión. Porque es la única forma de hacerlo, que sea una profesión sin sindicalismo porque el sindicalista que tiene lo puso la dictadura y no deja crecer. Él quiere que no cualquiera sea peluquero, sino que tenga un título nacional, que sepa idiomas, que conozca la profesión profunda”.

-¿Extraña estar en la peluquería?

-Extraño, pero hago gimnasia, ayudo mucho. Me levanto a las seis de la mañana y no paro. Ya recibí las dosis de Pfizer. Vivo una intensidad muy grande. No me quedo esperando.

-¿Mantiene relación con Teté Coustarot y otras figuras?

-Si, si, con todos. A Teté la llamé ´para su cumpleaños, el 20 de junio. También hablo con las modelos y las que han sido amigas toda la vida. Pero bueno, acá todo es distinto. Voy a comer con amigos e invitaron a Julio Boca y yo voy, y estoy.

Momento retro. En blanco y negro, Roberto Giordano junto a Teté Coustarot, quien luego se convertiría en una importante compañera de trabajo y gran amiga
Momento retro. En blanco y negro, Roberto Giordano junto a Teté Coustarot, quien luego se convertiría en una importante compañera de trabajo y gran amiga

“Ya lo que hice, lo hice”

En los últimos años, Giordano estuvo atormentado por la justicia. Su quiebra personal se declaró en el 2008. Actualmente, la causa en la que se investiga el delito de insolvencia fiscal fraudulenta estaría a la espera de una fecha para el juicio oral o una salida alternativa al proceso.

“Tengo 73 años y trabajo desde los 13 como peluquero, era ayudante. Barría las peluquerías y bueno… la Argentina te castiga. Yo tenía 500 empleados de los cuales 100 fueron a juicios laborales. La Argentina es inviable para un inversor y hasta que no se cambien las leyes por una ley laboral que favorezca también al empleador”, dice.

-¿Quedó algún tema pendiente con la justicia?

-Todo se va a solucionar porque yo estoy a derecho y mis abogados dicen que va a salir todo airoso. Lo que tengo es producto de los juicios laborales, nada más. No hay otra cosa.

-¿Ve con nostalgia haberse ido?

-Los empleados hicieron cooperativa y espero que les vaya bien. Los saludo a ellos, yo les doy el nombre a todos. No tengo interés comercial. Yo ya lo que hice, lo hice. Ah, antes de despedirme, quiero dejar un saludo a los peluqueros en su día, de parte del padre de los peluqueros. Chau.

LN

¿Qué opinas de esta nota?