Declaró la joven que denunció prostitución en EROS: «Me pedían que no bajara de peso»

La ex empleada de la estética que realizó la presentación judicial se presentó en Tribunales para declarar. 


Patricia Coria

Esta semana inició el juicio contra la dueña de la estética Eros, Patricia Coria, y su hija, Natalia Pablo, en el marco de la causa por presunta facilitación y promoción de la prostitución. Ese lunes se pasó a un cuarto intermedio después de que la defensa de las acusadas solicitaran la nulidad por la modalidad de presentación de pruebas, por parte de fiscalía; la defensa de las acusadas afirmaban que fue fuera de tiempo, pero el triunvirato de magistrados no dio lugar al pedido; y este miércoles continuó el juicio.

En Tribunales se presentó una de las empleadas, la primera que realizó la denuncia ante la justicia. Ella relató que el primer mes de trabajo realizaba «masajes tradicionales», pero en el segundo comenzaron a exigirle otro tipo de «masajes» a cambio de más plata. Según lo que trascendió desde Tribunales, la joven afirmó que el 70% de las ganancias por mantener relaciones con clientes iba destinado a la propietaria de la estética y el 30% para la trabajadora. 

Otra de las exigencias que existían por parte de Coria era el peso. «Me pedían que no engordara y buena presentación», recordó la denunciante ante el tribunal que juzgará a las sanjuaninas.

Este miércoles, también declaró la psicóloga que realizó el informe de la joven que afirmó que había prostitución en EROS. Para la profesional, la ex empleada fue «coherente» y estaba muy afectada por los hechos que atravesó. 

PIDEN 15 AÑOS DE PRISIÓN PARA LAS IMPUTADAS

En la previa, el fiscal de la UFI CAVIG, Juan Manuel Gálvez, expuso que insistirán por los 15 años de prisión para Pablo y Coria. En diálogo con Estación Claridad, mencionó que obtuvieron información de diferentes computadoras, de mensajes de WhatsApp que contestaban a los clientes y eso confirma que sí había prostitución en la estética EROS.

«El famoso ‘Final feliz’ era como aparecía en el Word. Así es como las llevaba a las chicas cada vez que preguntaban los clientes», dijo Gálvez.

El fiscal aclaró explicó que el delito «es promoción y facilitación de prostitución aprovechada por la vulnerabilidad de las víctimas y van hasta los 20 años de prisión».

¿Qué opinas de esta nota?